¿Qué tipo de empresa debo crear?

Al emprender, la constitución formal de la pyme es uno de los pasos más importantes. Hoy en día a través de la web y la digitalización de procedimientos, la gestión es más que sencilla, a lo que se debe poner mayor ojo es al tipo de empresa que se desea, partiendo de la misión que como negocio se quiera y de cómo se proyecte a futuro.

En Chile existe una amplia gama de posibilidades disponibles para todo tipo de emprendedor, desde la constitución de una Micro Empresa Familiar como persona natural, hasta la Sociedad Colectiva Comercial como persona jurídica.

Si estás en esa etapa en la que te surgen un montón de dudas, a continuación te desglosamos todos los tipos de empresa entre los que puedes evaluar tu mejor alternativa.

Como persona natural:

  • Microempresa Familiar: Esta es la forma más simple de formalizarte. Es la opción para quienes desarrollan su actividad comercial en casa o lugar de residencia.

Como persona jurídica:

A través de estas opciones se separa la figura del dueño y la empresa, siendo esta última quien debe asumir derechos y obligaciones evitando así el riesgo del patrimonio personal.

  • Sociedad de responsabilidad Limitada: Generalmente la constituyen socios de confianza con poco formalismo en cuanto a administración. Cada socio debe responder exclusivamente por el capital aportado y la deben integrar desde 2 hasta 50 socios. Todas las decisiones de este tipo de empresa deben ser tomadas de común acuerdo entre las partes que la conformen.
  • Empresa individual de Responsabilidad limitada (EIRL): Como la microempresa familiar, está opción puede crearse con un solo dueño, con la diferencia de que la persona natural toma personalidad jurídica y cuenta con un capital diferente al patrimonio que pueda tener su titular. Comúnmente es empleada por quienes desean iniciar un negocio de forma individual.
  • Sociedad por acciones (SPA): Su característica principal, como el nombre lo indica, es que la participación de cada titular que la integre se representa por acciones, lo que genera una administración mucho más flexible. Cada quien puede permitir, a través de los derechos que su acción le otorga, incluir nuevos accionistas.
  • Sociedad en Comandita: Recomendada para quienes están abiertos a incluir socios exclusivos para aporte de capital, que respondan sólo hasta el monto aportado. Este tipo de empresa cuenta con dos figuras de socios, los comanditas y los gestores, siendo estos últimos los responsables de administrar la sociedad y responder de forma ilimitada.
  • Sociedad Colectiva Comercial: Debe integrarse mínimo por dos personas y es, quizás, una de las que mayor responsabilidad requiere por parte de sus socios. Acá los socios deben responder incluso con su patrimonio personal y la entrada o salida de uno debe ser aprobada por todos.

Si ya tienes tu pyme constituida o estás en el proceso, puedes compartirnos tu experiencia y recomendaciones a través de los comentarios.

 

Con información de Chileatiende.gob.cl

 

Dejar Comentario

X