¿Con qué figura legal formalizo mi emprendimiento?

Esta es una duda muy común que se plantean los emprendedores cuando llega el momento de hacer los trámites para constituir legalmente su negocio.

La decisión que tomes tendrá repercusión en la forma en que manejas tu emprendimiento e incluso en tus finanzas personales. Así que es mejor que te decidas por el tipo de sociedad más conveniente para ti y que se ajuste mejor a tu caso particular.

  • Sociedad Anónima (S.A.): En ellas cada persona con participación pone un capital que se representa mediante acciones. Por ende, ellos reciben el nombre de accionistas. Son administradas por un directorio que debe tener al menos 3 miembros y debe haber al menos un presidente de directorio y un gerente.

Pueden ser abiertas o cerradas. Las abiertas son aquellas que hacen oferta pública de sus acciones de acuerdo a la Ley de Mercado de Valores, tienen 500 o más accionistas, o al menos 10% de su capital pertenece a un mínimo de 100 personas. Las sociedades anónimas que no cumplen estos requisitos se consideran cerradas.

¿Lo más conveniente? Si la empresa contrae deudas, los accionistas solo deben responder por el monto que invirtieron al comprar acciones. Son recomendadas cuando hay muchos socios, puesto que las decisiones deben tomarse mediante votación, de acuerdo a lo que diga la mayoría.

  • Sociedad por Acciones (S.p.A.): Es muy útil para aquellos que inician su empresa en solitario, aunque permite la incorporación de socios posteriormente. No obliga a tener un directorio, pero se puede crear si los socios así lo desean.

¿Lo más conveniente? El capital se puede ampliar emitiendo más acciones en cualquier momento. Brinda flexibilidad tanto en la administración como en la libertad del capital. Además, permite realizar distintos tipos de actividades con una misma empresa y es posible crear un nombre de fantasía tan atractivo como desees.

  • Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL): Está pensada para negocios iniciados por una sola persona. Si te gustaría incluir socios en el futuro, esta no es la opción para ti. Y tampoco es adecuado si quieres que tu empresa pueda dedicarse a más de una actividad en general. Además, permite emitir factura pero no boleta por honorarios.

¿Lo más conveniente? Como su nombre lo indica, la responsabilidad es limitada. Esto significa que quien adopte esta estructura no arriesga su patrimonio personal. Por el contrario, en caso de ser necesario, solo deberá responder con el capital aportado.

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL o LTDA): Para constituirla debe estar conformada mínimo por 2 y máximo por 50 socios, pero no admite incorporaciones ni cambios de socios a futuro. Se recomienda en grupos pequeños y donde existe confianza, ya que las decisiones se toman de forma unánime (todos deben estar de acuerdo).

¿Lo más conveniente? Protege el patrimonio personal de los socios, ya que estos deberán responder solo por el capital invertido en la empresa. Permite que la empresa se dedique a varias actividades, incluso de rubros diferentes.

Existen dos tipos de sociedades más: La Sociedad Colectiva Comercial y la Sociedad en Comandita. Pero estas son poco utilizadas en la actualidad, ya que en ambas los socios comprometen su patrimonio personal en caso de tener que responder a deudas de la empresa.

¿Ya sabes cuál es la figura legal más conveniente para tu emprendimiento? ¡Esperamos haberte ayudado a tomar la mejor decisión!

Dejar Comentario

X