4 formas de reducir costos en tu negocio

Bien sea que necesites capital para ayudar a crecer tu emprendimiento o para eliminar/disminuir deuda, reducir los costos de tu negocio es una estrategia muy útil, aunque no tan sencilla de ejecutar.

En primer lugar, es importante establecer una diferencia entre gastos e inversión. Aquellos costos que ayudan a destacar a tu emprendimiento, le brindan una ventaja competitiva u optimizan procesos relevantes de la gestión del negocio, son considerados una inversión. ¿Por qué? Porque aumentan tu visibilidad, producción y/o la calidad del producto o servicio que brindas.

Ahora bien, aquellos costos que no ayudan a tu emprendimiento de ninguna forma y solo representan una salida de dinero, son considerados gastos. Algunos pueden considerarse necesarios, pero otros no los son, y es en ellos donde debes poner tu foco cuando desees reducir los costos.

4 tips para reducir los costos de tu emprendimiento:

  1. Externaliza algunos cargos: Dependiendo de tu tipo de negocio, es posible que no necesite contratar tiempo completo a todo el personal. Por ejemplo, en el caso de un contador es probable que sea más rentable no tenerlo con un contrato fijo, sino contratar los servicios de uno como independiente o de una empresa que haga el trabajo y a quienes tú solo deberás pagar por su servicio mensual.
  2. Disminuye gastos de papelería: Las impresiones están asociadas a gastos de papel, tinta y almacenamiento de los documentos. Puedes reducir gastos migrando a un formato electrónico la documentación de ventas y producción. El almacenamiento de esta información puedes hacerlo en servidores especiales o en la nube, a la que tienes acceso desde cualquier lugar con Internet.
  3. Elige bien a tus proveedores: Haz un análisis de los distintos proveedores que pueden ofrecerte los servicios que tu emprendimiento requiere. Busca la mejor relación precio/calidad sin sacrificar servicios o tu producto final. Recuerda que no necesariamente lo más costoso es lo mejor.
  4. Evita los pagos con intereses: Si bien pagar algunos gastos con tarjeta de crédito es una buena herramienta cuando no tienes a tu disposición el dinero completo, debes considerar los intereses que esto acarrea. Al final estás pagando considerablemente más y ahí se va capital que puedes usar de una forma más productiva para tu emprendimiento.

¿Dónde no debes reducir costos?

En todo aquello que signifique una inversión para tu negocio, incluyendo los costos del servicio de atención al cliente, marketing y beneficios de los trabajadores.

¿Pondrás algunos de estos consejos en práctica?

Dejar Comentario

X